fbpx

Cómo cuidar las suspensiones de tu bicicleta

Consejos para mantenimiento en casa y en el taller de ciclismo

Las suspensiones de una bicicleta son uno de los componentes clave para disfrutar de un paseo suave y cómodo, priorizando el buen manejo y control en toda circunstancia. Ya sea en terreno accidentado, en un sendero, montaña, o en calles urbanas. Para asegurarte de que tu bicicleta ofrezca un rendimiento óptimo y una experiencia agradable, es fundamental cuidar adecuadamente y revisar periódicamente sus suspensiones. 

¿Sabes qué tipo de suspensiones lleva tu bicicleta?

Es fácil distinguir visualmente las bicicletas con doble suspensión de las bicicletas rígidas. Si vemos que nuestra bicicleta solo cuenta con una horquilla delantera, pero no tiene amortiguador trasero, estaremos ante una bicicleta rígida, como por ejemplo el modelo BH Expert 4.5 o la BH Ultimate 8.5. Por otro lado, si notamos la presencia tanto de una horquilla delantera como de un amortiguador trasero, nos encontraremos ante una bicicleta de doble suspensión, como podría ser el caso de la BH Lynx Race EVO o la e-bike Focus Jam².

¿Es mejor una que otra? No, simplemente dependerá de qué uso le quieres dar. Las bicicletas rígidas están diseñadas para disfrutarlas en diversos usos. Tanto paseos urbanos, como para rodar por pistas y carriles. E incluso para competir, en pruebas con grandes ascensos  o  distancias cortas, sobre todo en pistas con un buen firme o rutas con menos obstáculos. También decir que por normal general las bicicletas semirrígidas son más ligeras (tienen menor peso), y más económicas en su compra y mantenimiento. Son, por tanto, más accesibles para aquellos que quieran iniciarse en la práctica del MTB.

Por otro lado, las bicicletas de doble suspensión se enfocan principalmente en terrenos técnicos, como montañas con terreno muy accidentado, o largas distancias donde puede aprovecharse más la comodidad de la suspensión trasera. Debe reconocerse también que, con la evolución tecnológica, cada día son más versátiles y competitivas en prácticamente todo tipo de terrenos.

Desde Reyna Ciclismo, te proporcionaremos consejos tanto para el mantenimiento de las suspensiones de tu bicicleta en casa como a la hora de llevarla al taller de ciclismo.

Mantenimiento de las suspensiones en casa

  1. Inspección visual

Antes de cada salida en bici, realiza una inspección visual de tus suspensiones. ¿Qué debes buscar? Signos de fugas de aceite, arañazos en las barras de la horquilla, desgaste por roce y cualquier otro daño evidente. Si encuentras algún problema, consulta con tu taller de ciclismo antes de continuar usando la bicicleta.

  1. Limpiar regularmente

El primer paso para cuidar las suspensiones de tu bicicleta es mantenerlas limpias. Utiliza un jabón específico para lavar bicicletas, lo puede adquirir en cualquier tienda de bicicletas para limpiar la parte exterior de las horquillas y los amortiguadores. Evita el uso de productos químicos agresivos que puedan dañar los sellos y retenes, y evita también aplicar agua a presión sobre sellos y retenes.

  1. Ajusta la presión del aire

Muchas suspensiones cuentan con cámaras de aire que permiten ajustar la presión según tu peso y estilo de conducción. Consulta el manual de usuario de tu bicicleta para obtener las recomendaciones de presión y utiliza una bomba de aire específica para bicicletas para realizar los ajustes necesarios. Si no estás seguro de cómo hacerlo, llévala a un experto en suspensiones.

  1. Lubrica los retenes

La lubricación regular de los retenes de las suspensiones es esencial para evitar el desgaste prematuro y las fugas de aceite. Utiliza un aceite de horquilla de bicicleta especializado y aplícalo siguiendo las instrucciones del fabricante. Una vez más, si no estás seguro, la recomendación es, que antes de hacer algo que genere un daño mayor en la bici, acudas a tu taller de ciclismo.

Mantenimiento de las suspensiones en taller de ciclismo

  1. Servicio periódico y regular

Aunque el mantenimiento y/o inspección visual en casa es importante, es esencial llevar tu bicicleta al taller  de vez en cuando para un servicio completo de las suspensiones. Esto incluye la revisión de los componentes internos, la sustitución de aceite y sellos si es necesario, y el ajuste de cualquier otro componente.

  1. Cambio de aceite

El aceite de las suspensiones debe cambiarse regularmente para mantener un rendimiento óptimo. La frecuencia de este cambio depende del tipo de suspensiones y de la intensidad de uso, pero generalmente se recomienda cada 50-100 horas de conducción.

  1. Reemplazo de retenes

Los retenes son piezas de goma que sellan las barras de la horquilla o el amortiguador. Con el tiempo, pueden desgastarse y causar fugas de aceite. El taller de ciclismo puede reemplazar estos retenes y garantizar un sellado adecuado.

  1. Ajustes de suspensión

Un mecánico de bicicletas puede ajustar la suspensión de acuerdo a tu peso, estilo de conducción y preferencias. Esto garantizará una experiencia de conducción personalizada y cómoda.

Cuidar las suspensiones de tu bicicleta es esencial para mantenerla en óptimas condiciones y prolongar su vida útil. Tanto el mantenimiento en casa como las visitas regulares al taller de ciclismo son cruciales para lograrlo. Con estos consejos, podrás disfrutar de un paseo suave y seguro en tu bicicleta durante mucho tiempo. ¡Pedalea con confianza y disfruta de tus aventuras en dos ruedas!

Te esperamos en el taller Reyna Ciclismo, somos especialistas en suspensiones de bicicletas y contamos con maquinaria privilegiada, única en Málaga.

¿Te interesaría participar de un curso de mecánica elemental de bicicleta en Reyna? Estamos organizándolo…  Escríbenos para que te tengamos en cuenta a comercial@reynaciclismo.com

Avenida Mayorazgo 13, Málaga.

× Atención vía Whatsapp